Experience true power and ease in website design. Our website templates and WordPress themes offer flexibility and functionality unlike any other.

Caso: Salvador Villanueva

“Yo estuve en planeta Venus”

La interesante y polemica historia de Salvador Villanueva Medina, primer contactado Mexicano ha sido una de las mas sonadas en la ufologia tradicional latinoamericana. Parte de esta historia se publica en Revistas como Contacto Ovni #6 entre otras.


A los 53 años de edad se convirtió en el primer mexicano contactado, ocurriendo esto a inicios de los años 50.
Lo ocurrido a Salvador tuvo lugar en agosto de 1953, en un desolado paraje del Km 484 de la carretera Mexico-Nuevo Laredo.
Taxista de profesion, convirtió su experiencia en una obra literaria conocida en Mexico bajo el titulo “Yo estuve en planeta Venus”, y se edito en varios idiomas en su epoca, entre ellos el Japones y el aleman; en el cual fue traducido como “Yo estuve en otro Planeta” (Ich War auf einem enderem planeten), hecho que demuestra el impacto a nivel mundial, aunque la gente difícilmente aceptaba en esa epoca encuentros con seres de otros planetas.
Aunque en el momento de la experiencia el Taxista no llevaba consigo camara fotografica o similar, el argumento y la seriedad del mensaje descrito en su libro demuestran la veracidad del caso siendo este investigado en su momento por diferentes personas y organizaciones, entre ellas la CIFEEEAC fundada por el investigador Ramiro Garza.
En el prologo de la obra de Villanueva, se lee lo siguiente:

El mes de agosto ha resultado para mí significativo, pues fue en él cuando vi la luz primera, aunque de ello a la fecha ha transcurrido cerca de medio siglo.
Fue también en un mes de agosto cuando tuve el privilegio mayor que un individuo pudiera desear. En ambos casos la aventura ha sido sin mi conocimiento. La primera puede acreditarse con mi nacimiento; la segunda resulta difícil de probar porque ni siquiera había testigos; pero ha salido esta última más rica en incidentes que la primera.
De éstos, el que más hondas raíces echó en mi ánimo, se lo debo a un chofer. Fue él la primera persona que se puso a mi alcance cuando terminaba esta fantástica aventura. Se me hizo fácil desbordar mi optimismo sin imaginar siquiera sus consecuencias que me situaban en el límite de lo sublime y lo ridículo.
Pero traté de aprovechar mi experiencia. De ahí en adelante, anduve con mayor cuidado, aunque a decir verdad a esta táctica tampoco pude sacarle gran provecho. Confieso que, después del primer descalabro, con suma facilidad hubiera encerrado dentro de mi ser la gloriosa experiencia, aunque a las personas que la propiciaron les había prometido hacerla pública. Durante año y medio hice caso omiso de esta promesa y me apoyaba, para hacerme fuerte, en que mi preparación intelectual era nula. Estas gentes insistieron asegurándome que se valdrían de algún medio para ayudarme en el trascendental cometido.
No me pareció raro ver en las primeras planas de los periódicos noticias acerca de personas que habían tenido experiencias similares a la mía, aunque de menor magnitud. De nuevo empezó a bullir dentro de mi la curiosidad por saber si me creerían. Me proponía contárselo todo a un intelectual y creo que estuve atinado en la elección.
Por aquellos días un periodista que bajo el seudónimo de M. Ge Be escribía una serie de artículos sobre el tema llamó ni atención. Por la seriedad con que actuaba, decidí interesarlo mandándole una parte del relato, pues no podía desterrar de mí la incertidumbre que provocara el amigo chofer y por lo tanto juzgo que de nuevo cometí un error, no contándole a este hombre la experiencia con lujo de detalles.
Porque ahora era él quien tomaba con recelo mis palabras y, aunque me dio oportunidad de justificarme, creo que no la supe aprovechar, ahondando más la desconfianza.
Por esos días estaba en México de vacaciones un matrimonio norteamericano, que había tenido oportunidad de ver una nave espacial a poca altura y les entusiasmó tanto que decidieron documentarse debidamente y dictar algunas conferencias.
En México se pusieron en contacto con el señor M.  Ge Be, quien tuvo la gentileza de invitarme a la primera conferencia dictada por ellos en la capital.
Concurrieron a ésta unas trescientas entusiastas personas, la mayoría documentadas y algunas con experiencias personales.
También los periodistas hicieron acto de presencia, por lo que resultó interesante el nuevo incidente que iba a aumentar mi acervo personal.
En compañía de mi hijo mayor, ocupamos un rincón del salón, dejando que transcurriera el acto.  Los ánimos se caldearon. Varias personas subieron al estrado a relatar su experiencia, aumentando el interés de los concurrentes.
De repente, la persona que dictaba la conferencia, en un recurso de oratoria, pregunté si alguno de los presentes había establecido contacto con los tripulantes de las naves espaciales.
La pregunta hizo un efecto fulminante en mí que, sin saber con certeza el alcance de mi repentina decisión y sintiendo que una fuerza extraordinaria me obligaba a ello, levanté la mano, siendo invitado al estrado ante la expectativa general.
Solo había caminado unos pasos, cuando ya estaba arrepentido; pero seguí adelante. Afortunadamente me trataron con cortesía, y hasta hubo un gran escritor, don Francisco Struk, allí presente, que salió en mi defensa, dando crédito a mis palabras, en lo que se calmó la efervescencia que había provocado.
Los norteamericanos se interesaron en la investigación de mi relato y, en combinación con el señor M.  Ge Be, me invitaron a que les enseñara el lugar en que vi y abordé la nave.
En esta ocasión nos acompañó un ingeniero militar, profesor de matemáticas de nacionalidad norteamericana, y Salvador Gutiérrez, joven experimentado fotógrafo de prensa. La excursión fue un éxito.
El ingeniero guiado por mí, hizo cálculos y no tardamos en localizar el sitio exacto, comprobando las dimensiones del aparato.  Esto me hizo recobrar la confianza que me había hecho perder el amigo chofer, y adquirí un nuevo conocimiento: que las naves aludidas dejan donde aterrizan, siempre en despoblado, una huella.
En el caso que nos ocupa, como aterrizó en un lugar cubierto de vegetación que alcanzaba gran altura, ésta fue quemada en forma rara, para nosotros desconocida y así estaba año y medio después.
Trajimos muestras de tierra, de dentro y fuera de la huella, que fue analizada en los laboratorios Phillips, y se pudo comprobar que en ambas muestras había una diferencia molecular muy marcada…

A continuación se transcriben algunos detalles relevantes de la experiencia descrita por Salvador Villanueva:

Corría la segunda decena del mes de agosto de 1953 ... Cubriendo un turno en un carro de alquiler, serví a unos norteamericanos, hombre y mujer, que me pidieron que les recomendara a un chofer que les ayudara a manejar un coche a los Estados Unidos, por la carretera de Laredo. Contra mi costumbre, me interesó el trabajo y me puse a su servicio, saliendo dos días después. El auto era un magnífico Buick modelo 52 que avanzaba con facilidad. A la pareja le urgía llegar y nos turnábamos manejando el vehículo.
Llevábamos recorridos menos de 500 kilómetros, 484 para ser exactos, cuando se produjo un ruido en la transmisión del coche. Paramos, temerosos de causar un desperfecto grave.
Mis acompañantes decidieron regresar en busca de una grúa, ya que en plena carretera y sin herramientas resultaba imposible hacer alguna reparación.
Cuando mis improvisados patrones se alejaron, saqué el gato de defensa con objeto de investigar de dónde provenía el ruido. Lo coloqué, levantando una rueda; eche a andar el motor conectado a la transmisión y me deslicé por debajo, para oír con mayor claridad.
Estando en esa posición oí que alguien se acercaba, pues se escuchaban pasos en la arenilla que se acumula en la orilla de la carretera. Alarmado, ya que cuando mis improvisados patrones se fueron y me metí debajo del coche no había visto a nadie cerca y el lugar es despoblado, traté de salir lo más rápidamente posible.
No acababa de hacerlo cuando oí una voz extraña que en perfecto español me preguntaba qué le pasaba al coche. No contesté, sino que acabé de salir, quedando sentado y recargado en la carrocería.
Tenia frente a mí, como a metro y medio, a un hombre extrañamente vestido, de pequeña estatura. No media arriba de un 1 metro 2 o cms. Se cubría con un uniforme hecho de material parecido a la pana ó a un tejido de lana.
No tenía más parte visible que la cabeza y la cara, cuyo color resultaba sorprendentemente parecido al marfil. Su pelo, platinado y ligeramente ondulado, le caía un poco más abajo de los hombros y por detrás de las orejas.
Estas, las cejas, la nariz y la boca formaban un conjunto maravilloso, que completaban un par de ojos verde brillante que recordaban los de una fiera. Llevaba un cinturón grueso redondeado en sus bordes, lleno de pequeñísimas perforaciones y sin unión aparente.
Tenía un casco parecido a los que se usan para jugar foot ball americano, un poco deformado en la parte trasera.
A la altura de la nuca, en dicho casco, había un abultamiento del tamaño de una cajetilla de cigarros cubierta a su vez de perforaciones desvanecidas en sus bordes.
A la altura de las orejas, se veían dos agujeros redondos como de un centímetro, de los que salían gran cantidad de alambritos delgados y temblorosos, que aplanados sobre el dorso del casco formaban una circunferencia como de tres pulgadas y media.
Estos alambritos y la protuberancia eran de color azul, igual que el cinturón y una cinta al parecer metálica en que remataba el cuello del uniforme.
Este y el resto del casco eran de color gris opaco.
El hombre se llevó la mano derecha a la boca para preguntarme si no hablaba.
Me resultó alucinante el sonido sonoro musical de su voz, salido de una boca perfecta que enmarcaba dos hileras de pequeños y blanquísimos dientecillos.
Haciendo un esfuerzo me levanté, dándome un poco de valor al notar mi superioridad física.
El individuo me animaba esbozando una sonrisa llena de dulzura; pero yo no salía aun de la rara impresión que me produjo la súbita aparición de aquel tipo tan singular.
Como no me sintiera obligado a contestar, le pregunté a mi vez si era aviador.
Haciendo derroche de amabilidad me contestó que si lo era, que su avión, como nosotros le llamábamos, estaba a poca distancia(…)
Pude ver a mis pies el coche abandonado.
Seguimos subiendo, siempre en forma vertical y siempre teniendo a mis pies el coche como objetivo, viéndolo por última vez en forma borrosa y no mayor que el auto de un niño. Mis acompañantes me instruyeron cómo operar la pantalla.
Bastaba hacer girar cualquiera de las ruedecillas laterales, para atraer en forma nítida y precisa todo lo que había fuera de la nave, tanto de la parte superior, como de la derecha, como de la inferior, de la izquierda, sirviendo la del centro que estaba en forma horizontal, para acercar la imagen hasta dar la impresión de que estaba a un metro de nosotros.
Se me olvidaba mencionar que en el extremo derecho del tablero hay una bola incrustada en una cuenca y termina con una palanca redonda.
Esta hace mover en toda la extensión de la pantalla un punto negro que sirve de mira cuando hay necesidad de usar diferentes armas, que más tarde trataré de describir.
Por fin todo quedó cubierto de nubes y nosotros seguíamos subiendo.
Los hombres buscaban un claro para que yo pudiera ver nuestro planeta, pues pensaban, y con razón que aquello me iba a impresionar. Por mi parte, me sentía tranquilo.
Traté de hallar el motivo de esta tranquilidad, pues no me parecía normal.
Mi carácter es nervioso por naturaleza y, además nunca había subido en un avión, y esto ya me parecía motivo suficiente para estarlo. Recordé que solo momentos antes de abordar la nave sentí temor.
Recordaba haber visto al gordito perderse dentro de la escala y ansiaba en aquel momento que el otro hombre hiciera lo mismo, para regresar “volando” a la carretera y meterme en el automóvil, que me brindaba seguridad.
Sin embargo, en un momento dado, desapareció aquel miedo, y ahora hasta indiferencia sentía por la suerte que el coche pudiera correr, abandonado.
Me empezaba a preocupar que estuviera bajo la influencia de aquellos hombres.
Sin embargo, trataba de alejar de mi mente aquellas preocupaciones, y me distraía observando cómo maniobraban en los tableros y mirando hacia fuera a través de las paredes, comprobando el efecto.
Hasta sentía admiración por la sencillez y maniobrabilidad de aquella nave, que hasta un niño podría manejarla.
Cuando entramos en un espacio despejado, me indicaron lo que teníamos a nuestros pies.
Confieso que, por muy resentido que fuera y aunque hubiera estado seguro que había subido a la nave bajo alguna influencia extraña, me hubiera parecido perdonable. Lo que tenía al alcance de mi vista era un espectáculo maravilloso, una esfera ligeramente opaca, algo desdibujada, que por momentos se convertía en una masa redonda y temblorosa como ensoñada gelatina. Podría precisar que volábamos sobre la parte central del continente americano, ya que distinguía con relativa facilidad, perdiéndose en un abismo sin fin, lo mismo la parte ancha de la República Mexicana, que la parte más angosta del continente.
Luego los hombres me indicaron la pequeña pantalla, aconsejándome accionara la ruedecilla central (…)

La experiencia de Salvador resulta particularmente interesante, debido a la simpleza y gama de detalles en su narración.
  • Visto: 2483
¡Comparte ésta publicación si te ha gustado!

Lea también...

Gigantes: ¿Dioses o Extraterrestres?

Gigantes: ¿Dioses o Extraterrestres?

 

Diseminados en los cinco continentes, se han descubierto restos arqueológicos de esqueletos humanos que demuestran que en la Tierra habitaron seres gigantescos. Además de desorientar a la comunidad científica, estos restos avalan las leyendas y tradiciones que el folclore popular ha recogido sobre “Los gigantes” con el paso del tiempo.

Reportes Digitales de Prensa OVNI, Costa Rica

Reportes Digitales de Prensa OVNI, Costa Rica

Los siguientes son reportes de prensa que se han emitido de manera digital a lo largo de la red sobre avistamientos ocurridos en Costa Rica, incluye agencias de noticias, ediciones digitales de diarios nacionales, noticieros, etc

Ovnis en Costa Rica
Febrero de 1980

Campesinos de Puntarenas dijeron recientemente que un objeto volador no identificado aterrizó en la finca Guasimil y que el pasto quedó quemado en el lugar donde se estacionó por algunos minutos, para emprender el vuelo nuevamente.
Esto ocurrió la noche del 29 de Enero, fecha en la que un platillo volador cruzó el cielo de la ciudad de San José, Capital de Costa Rica, provocando enorme expectación entre la gente que observó la nave.
El Ovni tenía luces intermitentes de color verde, azul y rojo

OVNI sobre Volcán Turrialba,Costa Rica, Agosto de 2010(video)

OVNI sobre Volcán Turrialba,Costa Rica, Agosto de 2010(video)

Por Alexis Astúa

El día 26 de Agosto un amigo de este servidor: Jorge Monge, me hizo llegar el siguiente email:

“Hola Alex como estas, mira aquí te estamos mandando un video de un ovni que se grabó mientras una sobrina de Ruth (esposa de Jorge) estaba grabando el Turrialba en el camino entre Santa Bárbara y Heredia, lo descubrieron

El enigma de Guadalupe II PARTE

El enigma de Guadalupe II PARTE

Misterio ocular

Muchos oftalmólogos han analizado los ojos de María desde entonces, y también fotógrafos y científicos. En los ojos de María (de tan sólo 7 y 8 mm), se descubrieron diminutas imágenes humanas, que ningún artista podría pintar. Son dos escenas y las dos se repiten en ambos ojos. A pesar de los sorprendentes descubrimientos obtenidos con los diversos análisis sobre la tilma, el misterio más desconcertante y espectacular de los que guarda La Virgen de Guadalupe se encuentra en los ojos de la Señora.

OVNI en Bosque de la Hoja, Set 2009-Costa Rica(video)

OVNI en Bosque de la Hoja, Set 2009-Costa Rica(video)

OVNI en Heredia
Extraordinario avistamiento y fotografía en el Bosque de la Hoja
Por Alex Astúa

Como es usual, al inicio de la época seca en Costa Rica, los cielos de despejan y dan paso a una mejor observación de todo lo que ocurre en nuestra atmósfera.

La secuencia Fibonacci y la proporción Aurea

La secuencia Fibonacci y la proporción Aurea

La secuencia FibonacciEs posible que las ciencias físicas permitan algún día a nuestros descendientes establecer las concomitancias y condiciones físicas exactas de la extraña emoción llamada belleza. Pero si ese día llega,  la emoción subsistirá lo mismo que ahora fuera del radio de acción del mundo físico. –Thomas Henry  Huxley- (1825-1895).

El misterio de los cropcricles - La relación Maya

El misterio de los cropcricles - La relación Maya

La figura de Winchester

Rostros Alien de WinchesterLuego de la aparicion de los Agroglifos de Chilbolton, las figuras en los cultivos son cada vez mas claras y revelan un plan inteligente de comunicación por parte de los autores (de cualquier naturaleza). Su diseño  y complejidad  no dejan duda de su autenticidad, ya que son diseños muy elaborados y aparecidos en muy poco tiempo.

Apariciones en Sanatorio Durán->VIDEO

Apariciones en Sanatorio Durán->VIDEO

Apariciones en Sanatorio Durán

Spectro o fantasma en Sanatorio Duran

Debo confesar que este tema está por demás en esta web, pues no es el fuerte de la misma, sin embargo entre mis archivos he encontrado uno que otro material visual interesante que no debe ser pasado por alto.

En el pasado medios de prensa de Costa Rica han abordado esta temática, de forma bastante objetivo debo agregar, pues como sabemos ellos cuentan con medios técnicos como cámaras, equipos de audio, técnicos, etc., que les hace recopilar una buena gama de material en los lugares donde han ido de visita.

Sobre: Enigma-tico.com
Nuestro mundo está cambiando, es por eso que utilizando las nuevas tecnologías (como Facebook y nuestro sitio web) procuramos transmitir la más interesante y objetiva información para que el público acceda a ella y concretice un nuevo paradigma.
Misión:
Ofrecer al público de Costa Rica y Latinoamérica excelente información referente al tema ovni, profecías, paranormales, fenómenos, curiosidades, investigaciones, y mucho más...
Enigma-tico, es un sitio web nacido en marzo de 2006 con la finalidad de ofrecer información de primera mano acerca de la temática del fenómeno OVNI y similares en Costa Rica, siempre bajo una óptica lo más objetiva y neutral posible, pero sin negar las posibilidades. Actualmente el sitio como tal cuenta con secciones de diferentes temáticas, álbumes fotográficos, enlaces a redes sociales como Facebook, canal de YouTube con cientos de videos y documentales de estos temas, y cientos de artículos de temas interesantes. Esta al 100% sincronizado con la red social Facebook, lo que significa que los usuarios de Facebook pueden usar sus cuentas e iniciar sesión en la web. Siendo una muy buena referencia seria sobre el tema OVNI, el sitio recibe alrededor de 15 mil visitantes únicos mensuales, colocándose en un buen lugar de preferencia en América Latina.
La idea principal de la web siempre ha sido dar a conocer y difundir la realidad del tema OVNI, algo que es casi ausente en los medios de comunicación, especialmente en Costa Rica.
La Web es administrada y diseñada por Alexis Astúa, apasionado estudiosos de estas temáticas, empero se exponen artículos de otros.
Las ideas expresadas en la web no necesariamente son compartidas por el autor de la misma.